19 julio 2010

La tentación melancólica

Si fuera poeta, le cantaría a la lluvia. Pero la vida solo me ha concedido poder organizar una cantidad de palabras en prosa y poco más. Estos días de lluvia, amados por algunos, odiados por otros, tienen un matiz especial: ofrecen el placer de la melancolía.

De todos los males de este mundo, de todas las sensaciones desagradables que debemos sufrir a diario, la melancolía es una de las más placenteras. Silvio Rodríguez dice "oh, melancolía, amante dichosa, siempre me arrebata tu placer" en esa suerte de oleaje hecho canción que es Oh, melancolía. La melancolía es gozar del dolor de haber perdido. Y como todos siempre estamos perdiendo algo, la melancolía nos tienta a todos a asomarnos al abismo de la pérdida, a rozar una vez más, aunque sea con la mente, despojados de un cuerpo que es todo ansia, eso que se tuvo alguna vez y que ahora no es más que un fantasma.

La melancolía es tentadora, arrebatadora. Días de lluvia como el de hoy nos obligan a mirar por la ventana, ver todo gris, todo mojado, todo frío. Como los ojos no quieren descansar en la ausencia de belleza, se van hacia alguna belleza con forma de fantasma que ande acechando en las hoquedades del recuerdo. Eso tan bello que se tuvo y que ahora no está. La lluvia es la manzana de la melancolía, solo hay que morderla, y uno al instante se encuentra chapaleando en el barro de las cosas que ya no están. Cada uno sabe qué es, no hacen falta enumeraciones.


La melancolía, casi como todo placer, nos arroja al abismo. La muerte está a la vuelta de la esquina, sonriendo con ojos de soledad. Asomarse a ese abismo es como mirar desde una altura descomunal, como viajar a 300 km por hora, como comer hasta reventar. Es empujar el límite, desafiarlo, hacerle frente y salir victorioso. O no.

A veces la tentación melancólica triunfa, y sigue lloviendo, aunque sonría como un idiota el sol.

11 comentarios:

Cecil dijo...

priiiiiiiiiiii

Bella dijo...

Me gustó lo de comer hasta reventar. Jamás lo hubiera asociado con la melancolía.


PRIIII

PLIIIIII

Cecil dijo...

'melancolía' viene del griego y su significado literal es 'bilis negra' :S

no sé si hay goce en la melancolía ¬¬ voy a pensarlo un poco y luego regreso

siempre me gustó más la 'nostalgia', definida como regreso [nostos] del dolor [algós, porque en ese regreso quizás si haya espacio para el goce

me quedo pensando :)

basta, bella, el pri fue mío 'mv :P

Bella dijo...

Sorry, pero cuando yo puse el comentario no había nada ¬¬

Menna dijo...

Melancolía... la tortura y el placer en una misma palabra.

Sol dijo...

Me gustó la imagen de la lluvia como manzana de la melancolía, se me vino a la cabeza un melancólico paisaje.:)

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Mencanto el texto gaby, hermoso. Pero comparto con Cecil, para mí la palabra no es melancolia, que en terminos tecnicos es otra cosa, sino nostalgia. Pero repito ame mucho este texto. Besos

La Maga de Lioncourt dijo...

Si no fuera porque el texto está lleno de Gaby hubiera pensado que me equivocaba de covacha. Linda plantilla.

A mí también me gusta mucho la lluvia, siempre me hace recordar un montón de cosas y sentirlas porque estuvieron o porque ya no están. Por eso sí creo que la palabra es melancolía ;-)

Besos!

Veroka dijo...

Brillante post...

Julia dijo...

Pienso que los sentimientos y sensaciones no son absolutos. Hay placeres o felicidades que están empañadas, aunque sea en lo más mínimo, siempre hay un atisbo de algún sentimiento o sensación contraria que nos impidide disfrutar sin restricción, y cuando la melancolía, la tristeza, la nostalgia invaden, vienen acompañado por sensaciones, aunque leves, de alegría, placer, o incluso morbo.
Alguien me dijo alguna vez que había estado enamorado de su dolor, y "amar" lo que duele podría pensarse como imposible, y sin embargo pasa, porque ese sentimiento negativo también hace revivir cosas o estados que no se quieren cambiar.
Quizás me esté yendo muy lejos de lo que tu bello texto quiso decir Gaby, pero se me cruzaron muchas cossa. Incluso un tema de Manu Chao que se llama Malegría, justamente porque el autor dice que toda alegría está acompañada de nostalgia, y en todo tristeza hay una pizca de alegría escondida. Malegría es una palabra que me gusta mucho para definir estados así, melancólicos, cabizbajos y meditabundos.

Besos, Gaby.

Tallahassee dijo...

¿Y dices que sólo te va la prosa? No me lo creo, alguien que diga algo como A veces la tentación melancólica triunfa, y sigue lloviendo, aunque sonría como un idiota el sol tiene una chispa de poesía en el pecho.