25 enero 2010

La Covacha recomienda: La Odisea

Clásico entre clásicos, La Odisea es, quizá la primera novela de la historia (menos mal que Cecil está de vacaciones  y no puede antorchearme por lo que escribí). Odiseo es el ser humano por excelencia, ese que sufre los embates del destino y la voluntad de los dioses sin ninguna queja, el que sale de sus problemas gracias a su gran inteligencia y a su fuerza de voluntad. Aventuras, crímenes, pasiones todo se mezcla en ese gran periplo que constituye la vuelta a Ítaca, la tierra de Odiseo. Periplo lleno de desventuras, magas celosas, cíclopes caníbales e incluso un descenso al mismísimo infierno.

Como la mayoría de nosotros sabe, La Odisea es un poema en verso, en realidad es un canto, compuesto entre el 1000 y el 600 a. C. Y digo entre esas fechas porque no se sabe con seguridad cuándo fue compuesto ni cuándo escrito, que en este caso son dos cosas diferentes. Lo que sí se sabe es que la versión que fue puesta por escrito, y que nos ha llegado a nosotros a través de muchas (demasiadas) traducciones conserva aún los rastros de la poesía oral: la repetición de fórmulas y epítetos, por ejemplo: " Zeus que amontona nubes", "Eos la de dedos rosados", "Atenea la de ojos claros" y así hasta el infinito. Esas repeticiones, típicas de la construcción oral de relatos, que también usan los payadores locales, tenían la virtud de permitirle al aedo, el poeta griego, hacer pausas en sus relatos y también descansar un poco la memoria.

La Odisea no fue pensada para ser leída, pero no existe otra opción para nosotros. Lo que me ha sorprendido al leer varias traducciones más o menos malas, es que el poema tiene la virtud de conservar el ritmo, de modo que 2000 o 3000 años después podemos escuchar algún vestigio de musicalidad entre los versos. No sabemos si fue Homero quien la compuso, quizá haya sido quien le dio su forma definitiva, reuniendo varios cantos y versiones del retorno de Odiseo a su patria. Y probablemente haya sido compuesta en la zona de Asia Menor, la costa sur de la actual Turquía, y no en lo que tradicionalmente se conoce como Grecia (de hecho todos los filósofos presocráticos provienen de ese lugar y también Heródoto, pero no voy aburrirlos con eso).

Los personajes de La Odisea han incluso traspasado los límites del propio poema: Odiseo, Penélope, Telémaco. Si se animan a revisitar el poema, les recomiendo que presten atención a mi personaje favorito: Náusicaa, la hija del rey de los feacios en la isla de Esqueria. Náusicaa es la primera en recibir a Odiseo luego de sus viajes por todo el mundo no humano, incluso ella tiene sangre emparentada con los dioses. Será Náusicaa, animada por Atenea (otro personaje maravilloso en el poema) la que iniciará el camino final en el regreso de Odiseo a su isla, incluso soñará con casarse con él.

Los personajes femeninos tienen presencia importante en el poema, de los que la fiel Penélope es un ejemplo opaco considerando a Circe, Calipso, Náusicaa y la misma Atenea que protege todo el tiempo a Odiseo. Es tal la importancia de las mujeres que una teoría sostiene que La Odisea fue en realidad compuesta por una mujer, hipótesis que sirvió de base para que Robert Graves escribiera La hija de Homero una novela que precisamente narra cómo una mujer compuso el poema. Dudo mucho que hubiese sido así, no era la tarea habitual de las mujeres ser aedo. Pero cómo me gustaría que fuese verdad.

12 comentarios:

Rafa dijo...

Siempre que escucho "Odisea" me acuerdo de esto:

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

debes rogar que el viaje sea largo,

lleno de peripecias, lleno de experiencias.

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

ni la cólera del airado Posidón.

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

Los lestrigones y los cíclopes

y el feroz Posidón no podrán encontrarte

si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,

si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,

que sean muchos los días de verano;

que te vean arribar con gozo, alegremente,

a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,

y comprar unas bellas mercancías:

madreperlas, coral, ébano, y ámbar,

y perfumes placenteros de mil clases.

Acude a muchas ciudades del Egipto

para aprender, y aprender de quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:

llegar allí, he aquí tu destino.

Mas no hagas con prisas tu camino;

mejor será que dure muchos años,

y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,

rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Ítaca te enriquezca:

Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

Sin ellas, jamás habrías partido;

mas no tiene otra cosa que ofrecerte.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.

Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,

sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Rafa dijo...

Odiseo, Ulises...
Ulises, Odiseo...
Qué lío.

Bella dijo...

Antes que nada, ya que Rafa durmió mal:
PRIIIIII

PLIIIIIIIII

Ahora sí, por todos los dioses del Olimpo, no confundir a Ulises con Odiseo che.

Yo voy a tener que conseguirme esta y la otra, y leerlas, y después comentar mejor.

Porque resulta, estimadísima Gaby, que nunca les dí bola porque me parecían embolantes (las cosas en verso me dan mucha fiaca); pero ahora que vos lo reseñás todo tan lindamente (?) quizás le de una oportunidad.

Creo que il Samurai las tiene entre sus libros, voy a ver.

Una más para la lista de pendientes por leer... y van...!!

Marcela Calderón dijo...

mmmm.... estoy en falta... no la leí. Confieso.
Pero a mí también me gusta la idea de que haya sido escrita por una mujer. Obvio.
:)

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay gaby que lindo post! súper completito. Yo recuerdo haber leido la Iliada y la Odisea, en segundo y tercer año. En ese momento, para ser franca, no entendí demasiado, me acuerdo de la guerra de troya y de Helena. No se si estamos hablando de lo mismo, calculo que sí.
Ahora, será cuestión de buscarla y volver a intentar. Besos.

Gaby dijo...

Rafa: La Odisea ha generado numerosa cantidad de escritos, entre ellos el poema que citás y el Ulises de Joyce, por ejemplo.

Ulises es la versión romana de Odiseo, yo fiel a los queridos griegos, prefiero llamarlo así.

¡Saludos!

Gaby dijo...

Bella: Ulises y Odiseo es el mismo personaje, solo que el primero es la versión romanizada. La Odisea es uno de esos libros que uno lee y quedan grabados para siempre. Ojalá lo consigas y te guste.

¡Beso!

Gaby dijo...

Marcela: totalmente recomendada, vas a ver que te va a gustar.

Besos!

Bella dijo...

Pero... pero... ¡¡igual no hay que confundirlos!!

Mcrow dijo...

Muy buen post Gaby.
Aunque yo sabía que primero había sido "La Iliada", pero confieso que no estoy seguro.

Un abrazo

Julia dijo...

Me convenciste Gaby, la voy a leer. Gracias por la recomendación. Pero por donde empiezo: ¿Jane Austen, Silvina Ocampo o La Odisea? :P

Besos, me encantó el post, btw.

Cecil dijo...

eeeehhhh Penélope no es para nada opaca. Es la maestra de las tretas, 'mv

y ahora que estamos con la fiebre 'Lost' [?], podemos ver la actualización del tópico de la mujer que espera encarnada en Penny, ponele. Sólo para decir algo más =P

aprovecho para agradecerle públicamente que haya escrito este post, asumiendo la responsabilidad que a mí me competía =P

besos!