13 diciembre 2009

El arte y la locura: Camille Claudel

No me gusta la idea que propone que un artista genial debe estar loco. En algunos discursos, pareciera ser que la locura es la que está provocando esa genialidad en el artista. Varias veces me he encontrado con esa idea al hablar sobre Vincent van Gogh, incluso hay quienes relacionan su estado mental con la técnica de pintura que utilizaba. Varias veces dije en Los lunes, van Gogh, que en sus ataques de locura Vincent no pintaba absolutamente nada. Y es que en los ataques de locura, él estaba inmerso en su delirio, no en la belleza de su arte.

Hoy quería hablarles de una escultora que pasó los últimos treinta años de su vida encerrada en un manicomio: Camille Claudel. El primer contacto que tuve con Camille Claudel fue probablemente el estreno de la película  del mismo nombre (con Isabelle Adjani y Gerard Depardieu) en el legendario programa de televisión de Canal 7, "Función Privada". Quizá tuviera once o doce años cuando la ví. De la película, varias imágenes me quedaron grabadas, pero sobre todo la primera escena: en la madrugada, Camille juntando barro en un baúl para poder realizar sus esculturas. La película me quedó en la memoria, volvía a verla en las repeticiones del cable pero nunca busqué alguna otra información sobre la vida de la escultora. Fue el año pasado, en el marco de la exposición "La era de Rodin" en el Museo Nacional de Arte Decorativo, que tuve la oportunidad de encontrarme con algunas de sus obras y quedar profundamente impresionada.


Camille Claudel

Camille Claudel nació en 1864 en una familia burguesa francesa y desde los diecisiete años estudió en escuelas y academias de arte en París, en una época en la que era muy difícil que se permitiera a una mujer hacer tal cosa. En 1883, a los diecinueve años, conoció a quien sería su maestro, su amante, y en cierto modo, su más cruel enemigo: el escultor Auguste Rodin. Juntos realizaron obras bellísimas en las que se nota la influencia del uno sobre el otro. Apenas puede decirse quién influyó más, si Rodin en Camille o si Camille en Rodin. Pero Rodin estaba unido a otra mujer y, después de algunos años, decidió abandonar a Camille a su suerte. Para hablar del abandono, Camille realiza esta escultura:


Camille Claudel, L'Âge mûr, versión de 1893-1899, escultura en bronce, 114 x 163 x 72 cm.

Absolutamente expresiva en su trabajo, ver una escultura de Camille Claudel es una experiencia extraordinaria. Son escenas breves y apasionadas, relatos hechos en bronce o en mármol que sin necesidad de estar adoctrinado en arte, uno empieza a recorrer con la mirada y los pies (1) si tiene la oportunidad de verlas en persona. Las fotografías apenas le hacen justicia al mármol en particular, siempre me asombra cómo los grandes escultores pudieron hacer piel a partir de una piedra tan dura como el mármol.


Camille Claudel, La Valse/Les Valseurs, 1899-1905, escultura en bronce - 43,2 x 23 x 34,3 cm. Noten el movimiento de la escultura casi en espiral, cómo sale de un macizo escarpado para terminar en la delicadísima piel de los dos personajes y, sobre todo en esas dos manos que apenas se tocan.

En lo poquito que pude ver de Camille, las esculturas son temblorosas, agitadas, como si estuvieran tratando de encerrar en el mármol o el bronce un instante o una emoción. Recuerdo que en el mar de esculturas que era el Museo de Arte Decorativo en ese momento, llegué al final a ver las de Camille para quedar profundamente emocionada con sus obras.


Camille Claudel esculpiendo Sakountala en su versión de 1886.

 

 Camille Claudel, Sakountala.

Camille Claudel conoció tanto la fortuna de las buenas críticas en los diarios como el posterior desprecio, el amor de Rodin y su abandono, el apoyo de su padre y el desprecio del resto de su familia, sobre todo de su hermano, el escritor Paul Claudel. Se dice que algunas de las obras de Rodin fueron hechas por ella y firmadas por el escultor, lo que no es extraño, eso hacían la mayoría de los grandes artistas con talleres propios y gran reconocimiento en su época.


Camille Claudel, La vague (detalle), 1897, ónix y bronce sobre base de mármol.

 Al ser abandonada por Rodin en 1898 se dedicó a esculpir encerrada en su habitación, apenas salía. Se sumió en la pobreza y finalmente en la paranoia y llegó a destruir gran parte de sus esculturas. Su familia, avergonzada, aprovechó la muerte de su padre para encerrarla en un manicomio en 1913. Un año después la trasladaron a otro manicomio donde vivió hasta el final de su vida, en 1943 después de muchísimos pedidos, tanto de ella como de amigos y médicos, a su familia, de que le permitieran salir. Durante ese tiempo, no volvió a esculpir nada.

Camille Claudel murió completamente sola y fue enterrada en una fosa común para los enfermos olvidados en el manicomio por sus familiares. Tiempo después el asilo decidió ampliar sus terrenos y esas fosas fueron eliminadas por lo que en la actualidad se desconoce la ubicación de sus restos.


Camille Claudel en el manicomio de Montdevergues.

Link: Camille Claudel, en francés.

Link: Museo Rodin, en francés o inglés.
Recomendación: Hay varias obras de Auguste Rodin en Buenos Aires, en especial en el Museo de Arte Decorativo y en el Museo Nacional de Bellas Artes. Vayan a verlas, es una orden ;).

(1) La mejor forma de apreciar una escultura es girando alrededor de ella, si el escultor es sabio, la misma obra nos lleva directamente a caminar en círculos. En el Museo Nacional de Bellas Artes hay una reproducción en yeso patinado de El beso de August Rodin. Una de los ángulos de la base de la escultura está ubicado contra la pared de modo tal que uno no puede dar la vuelta de 360º que la sensual obra de Rodin invita a realizar. Así estamos.


33 comentarios:

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Priiiiiiiii y Pliiiiii


A ver a ver... dijeron locura?



a mi juego me llamaron!!!!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Gaby como siempre un post claro y preciso. Excelente.

Me diste, una vez mas, la posibilidad de conocer a esta escultora. Y su historia, tristìsima. Oh, pobre Camille.


besos

Cecil dijo...

oh, qué alegría me causó este post

siempre me impresionó la vida de Camille... odiamos a Rodin por lo que hizo, aunque adoremos "su" trabajo

ahora leo el post y vuelvo =)

Cecil dijo...

excelente post, gaby!!! te estás ganando tu dinero jajajajaja

están vigilando a Julia, no? que no viaje ni haga nada extraño =P

siempre me resultó muy extraño que Paul, siendo poeta, no hubiera tenido la "sensibilidad" necesaria para comprender a su hermana ni para valorar su obra... Se ve que estaba muy ocupado dándole a Rimbaud... vaya a saber uno =P

beso!

Claudia dijo...

Si, la pelicula sobre ella fue super fuerte, me impacto, me senti muy identificada con su dolor en aquella epoca, por suerte no con lo de la locura... gracias por esto, me gusta tu interpretacion de sus esculturas.

Menna dijo...

Me sorprendieron esas esculturas por la pasión que tienen... No sé, me dan un "algo".

Yo creo que la relación
artista-locura se da más por la creatividad que en ellos se desata por una "locura"... esta locura no es la demencia o ese estado mental crítico, sino la supersensación (por decirlo de alguna forma)que distintas situaciones te van dando, como el amor, la pobreza, etc.

Veroka dijo...

Creo que los artistas (los grandes genios)tienen un estado de sensibilidad tal, que tienen esa "locura" encerrada en el cuerpo y quizá alguna experiencia la desencadena...No sé, los especialistas sabrán. Hay una línea muy delgada entre la extrema (o brillante) creatividad o genio, y la locura. También creo que no poder desarrollar ese don, no poder ponerlo en práctica puede llevar a estados de locura o trastornos de alguna naturaleza.

Ahora, yo sé que son chicas intelectuales y que se ganaron un merecidísimo premio, pero se olvidaron de Gerard che, el gran Depardieu que no sólo es un tremendo actor (Adjani también) sino un bombonazo atómico. Por lo menos para mí :)

Marcela Calderón dijo...

Estoy de acuerdo con Vero en lo de la locura.
Qué buen post este, Gaby... Me encanta Claudell... Me fascinan la expresividad de sus obras, los detalles.. la plasticidad...
¡Gracias!

Jebuzzz dijo...

¡Qué hermoso post!. Como les debe haber sucedido a muchos -y seguirá sucediendo-, se llega acá por medio de la página del C.C.E.C y las ansias por saber quiénes habían sido los ganadores. :D
¡FELICIDADES, CHE!. Tremendo el Blog (¡Un Blogazo, realmente!). Desde la organización, los post, redacción, opiniones, comentarios inteligibles y con aportes. La apariencia, orden y demás me encanta. Quisiera saber de dónde joraca conseguir algún template copado o funciones como esa giladita de "Comentarios (#)" o lo del costado, bla, bla, bla... jajaja. M E E N C A N T A.

Ya chusmearé un rato más, después.

¡Abrazo! ^^

Jebú. :)
P/D: Sobre que le había tomado cariño a Camille, ahora renace una pasión tremenda que me da ganas de investigar, ver, oír, leer y difundir su obra... :D
P/D2: Tengo el honor (? de ser el seguidor Nº100 de esta bitácora. :D

Artus dijo...

Gaby
Si una película sobre un artista te impactó. Buscá "El mesías salvaje de Ken Russell. Donde está una Hellen Mirren extremadamente joven. Trata sobre el escultor francés Henri Gaudier-Brzeska, q' algo tocado parecía ("robaba" mármol de las lápidas para hacer sus esculturas). Ahí hay dos grandes artistas, el director por un lado y el escultor por el otro.

BTW, muy bueno el post

Saúdos, Gabrie ^o^ :P

Bella dijo...

Genial, me encantan estas historias sobre personas reales!! =)

No conocía a esta escultora y la verdad es que estoy fascinada.

Post como este ameritan premios todos los días!!

Luchino dijo...

Sólo les digo una frase:
La barrera que separa la locura de la genialidad, es el éxito!

El que no tengo algún rinconcito loco en la cabeza que levante la mano... Nadie, me parecía... jajajaja

Felicitaciones por el Premio!!

Rafa dijo...

¿Qué haría esta Camille para que su familia la tratara así?

¿Qué importancia tienen los restos de una persona?

Julia dijo...

Fascinante, sublime post. Me encantó, Gaby. Excelente.

Siempre me asombró eso que decís que del mármol, de cómo lo esculpen para emular la piel, o la caída natural de una tela, que da la sensación de liviandad.

Hermosas las esculturas de esta mujer, impresionante la energía que trasmite, la intensidad. Me imagino que en vivo te debe poner la piel de gallina. Qué historia triste, la puta.

En una parte de tu post, no pude evitar pensar en mi vieja, que cuando dijo que iba a seguir artes plásticas, el padre no le pasó un mango más porque "eso" no era una carrera. No pasó tanto tiempo desde que las mujeres tenemos "permitido" elegir nuestro camino.

Se te cayó el dni con Función Privada jajaja. Confieso que no tengo recuerdo de haber visto la película que mencionas, y eso que vi tantas, pero tantas, de Gerard. En fin.

Besos

Gaby dijo...

Caro: muchas gracias por los elogios! Me alegra que conocieras a Camille, realmente vale la pena.

Beso!

Gaby dijo...

Cecil: viste qué contradicción lo de Rodin? Porque no podés dejar de amar sus obras, pero lo que hizo con Camille fue grrrrr!

Chemm, no sabía lo de Rimbaud y Claudel, mirá vos ¬¬.

Tranquila, tranquila, Julia tiene activado el microchip =P!

Beso!

Gaby dijo...

Claudia: recuerdo que la película causó un gran revuelo, sobre todo por las escenas de desnudos, pero bueno, se sabe que los escultores y pintores trabajaban así y que una cosa llevaba a otra y etc...

Gracias por pasar!

Gaby dijo...

Menna: podríamos decir que se trata de una hiper sensibilidad, si querés, pero usar el término de locura es desconocer por completo lo que verdaderamente implica la locura.

Saludos, Mennita!

Gaby dijo...

Vero: sí, es una sensibilidad y una hermosa capacidad para traducirla en algo material, hay muchos que también sienten y apenas pueden expresarlo de tal o cual manera.

Lo queremos a Gerard, eh, lo queremos!

Beso!

Gaby dijo...

Marce: Camille era una de las grandes, lástima que tuvo una vida tan dolorosa :(.

Beso!

Gaby dijo...

Jebuzzz: muchísimas gracias por todos los elogios! Todos los chirimbolitos del blog son culpa de la querida Julita, ella es nuestra experta en internésss.

Muchísimas gracias por pasar!

Gaby dijo...

Artus: grrrrrrr... te odio por decirme Gabrie grrrrrrrr...

Buscaré la peli, adoro a Helen Mirren, es una diosa actuando :)!

Saludos!

Gaby dijo...

Beia: aaaaaaaay, gracias, gracias, che! No es para tanto! Me alegra que la conocieras, mirate la peli que está buena :).

Beso!

Gaby dijo...

Luchino: ajajaj, muy buena la frase! Y gracias!

Saludos!

Gaby dijo...

Rafa: creo que la razón de la familia para tenerla en el manicomio fue su comportamiento escandaloso, para los estándares de la época. La familia Claudel era burguesa y se fijaban demasiado en esas cosas.

Los restos de una persona importan, sobre todo cuando nuestra cultura tiene como una de sus más arraigadas tradiciones el entierro de sus muertos y su señalización.

Saludos!

Gaby dijo...

Chulis: aún hoy, ser "artista", sobre todo si uno es joven y quiere hacer su vida de eso, está visto con muy malos ojos.

La historia de Camille es tristísima, sobre todo por esa especie de larguísima muerte que sufrió dentro del manicomio.

Mirate la peli que está buena!

Beso!

Lolita y El Profesor dijo...

¿Ve por qué le dieron el premio?
En todos estos años de lectura, nadie me contó la vida de la escultora así... con tanta simpleza, claridad y conocimiento.
Usted cuenta como los que saben: simple.

El Profesor

Lolita y El Profesor dijo...

Eso sí... veamos la cosa desde dos ópticas. Porque si nos ponemos a mirar la vida de las personas geniales... ¿cuántos de ellos no pagaron el precio del genio?
Digo, ¿no?

El Profesor

Mlle Miracle dijo...

Si algún día tienen la suerte de visitar el museo Rodin de París, uno de mis lugares preferidos de la ciudad luz, podrán admirar algunas obras de Camille. Al menos yo lo hice hace algunos años y, habiendo visto ya la famosa película, me acabé de apasionar por esta mujer.
Creo como Gaby que a Camille la encerraron por pudor, sobre todo para que no empañara el buen nombre de su hermano escritor, Paul. Pero es que encima era mujer, había sido la joven amante de Rodin y se había encarado con él cuando este le abandonó. Los "escándalos" en la sociedad parisina de esa época no eran bien recibidos.
Les recomiendo que busquen y vean otra película con Isabelle Adjani, Adèle H, donde se cuenta la triste historia de la hija del escritor Victor Hugo, dirigida por Truffaut si no me equivoco.

Gaby dijo...

Profesor: ¡gracias por los elogios! Y sí, evidentemente muchos grandes artistas han pagado un alto precio por sus vidas, pero no todos, Rodin, por ejemplo, Monet y muchos de los impresionistas, Rubens y Rembrandt, en fin, varios artistas de "los grandes" han tenido una vida más tranquila. El tópico del artista trágico es propio del romanticismo, no siempre estuvo esa imagen asociada al artista.

Saludos!

Gaby dijo...

Mariana: ay pero qué envidia, che, qué envidia. Yo solo pude ver las obras que están acá en Buenos Aires de Rodin. Yo creo que fue así, que Camille fue encerrada por ese falso pudor burgués que consiste en enterrar la mugre bajo la alfombra.

Yo vi Adele H., no me acordaba que era con Adjani y menos que menos sabía que era de Truffaut! Buenísimo el dato! Beso!

Federico Gauffin dijo...

Las obras de esta mujer son conmovedoras, che. No la conocía.

badabach dijo...

Me encanta este blog. El artículo sobre Camille Claudel es inteligente y con sentimiento auténtico. ¿Qué más se puede pedir?